martes, 27 de septiembre de 2016

El monorraíl del puerto



El alcalde de la ciudad, la autoridad portuaria, y el gobierno de la Junta de Andalucía,  puestos de común acuerdo, quieren perpetrar un rascacielos, o como se le llama ahora “un edificio emblemático”, en el dique de levante del puerto de Málaga. Al parecer un edificio nada original, una mala y más pequeña copia que el ya existente en otras ciudades, que no aportaría nada nuevo a la imagen de la ciudad. Bueno, no aportaría pero sí ocultaría y relegaría a un segundo plano a los edificios hasta ahora más emblemáticos de la más conocida imagen de la ciudad: la catedral, la alcazaba y la farola.

Es una pena que tan ilustres autoridades no tengan la misma diligencia e interés en impulsar y exigir al gobierno central la ejecución de un proyecto ya aprobado hace muchos años, vital para la economía y el empleo, como es el del soterramiento del tren del puerto, que haría al puerto de Málaga altamente competitivo en el tráfico de mercancías (contenedores, vehículos y graneles).

Por el contrario, nuestros dignísimos representantes ponen todo su empeño en impulsar un proyecto hoy por hoy fuera de la legalidad, que para poder ser ejecutado necesitaría cambiar el PGOU, el Plan Especial del Puerto, un expediente de desafección del dominio público del suelo, y la autorización especial del gobierno del Estado.

Y lo más grave, este proyecto que se nos presenta como ya decidido, se ha gestado al margen de la ciudadanía ni sus agentes sociales, y sin opción al debate. Y completamente ajeno a un proyecto claro y coherente de ciudad.


Sólo las ciudades que no se precian a sí mismas asumen acríticamente cualquier proyecto que se le presente, sólo por “ser modernos” como en otras ciudades, y sin un debate serio. Como en el célebre capítulo del monorraíl de “Los Simpson”.


“La manquita” es de Málaga


En 1998, el gobierno Aznar dictó un Real Decreto que eliminó la prohibición de inmatricular los lugares de culto. Aprovechando esta modificación legislativa, hace cinco años, el Obispado de Málaga inscribió a su nombre la Catedral y su entorno.

Con este proceso de inmatriculación el Obispado pretende convertir algo que es patrimonio y propiedad de la ciudadanía y un Bien de Interés Cultural en patrimonio privado. Este proceso de apropiación privada carece de valor jurídico al tratarse de un bien de dominio público. Al igual que está sucediendo con la Mezquita de Córdoba, la ciudadanía reclama el derecho a conservar el patrimonio que le pertenece.

En la actualidad, el Registro de la Propiedad recoge que el Obispado de Málaga es el titular de la Catedral, además del patio del Sagrario, el atrio de las Cadenas, las escalinatas de la fachada de la Plaza del Obispo y los jardines, cuyo coste de mantenimiento se asume el Ayuntamiento de Málaga, es decir se paga con el dinero de todos los malagueños y malagueñas.

Recientemente, ha surgido una iniciativa ciudadana que solicita la intervención de las administraciones públicas, para bloquear este proceso de inmatriculación, ante el intento de apropiación de la Catedral de Málaga por parte del Obispado.

Las personas solicitantes piden al Ayuntamiento de Málaga, a la Diputación de Málaga, a la Junta de Andalucía, y al estado español, que inicien los trámites para revocar y dejar sin efecto la inmatriculación realizada por el Obispado de Málaga sobre la Catedral de la Ciudad, para que su titularidad recaiga en las administraciones que representan democráticamente a todos los malagueños y las malagueñas, independientemente de sus ideas o sus creencias religiosas.


El grupo municipal de Málaga para la Gente apoya íntegramente esta petición ciudadana, pues entendemos que el patrimonio cultural y arquitectónico pertenece a la ciudadanía y porque desde hace tiempo se ha mantenido con las arcas públicas.

(Publicado en mi columna "El ala izquierda de la Casona", del diario Viva Málaga, el lunes 19 de septiembre de 2016)

lunes, 19 de septiembre de 2016

UN DÍA DE BICI AL AÑO NO BASTA

                                Imagen de "La Opinión de Málaga"
Ayer 18 de septiembre, en el marco de la "Semana de la Movilidad", se celebró el Día de la Bici con la ya tradicional Marcha en bicicleta. Miles de personas de todas las edades se han volcado en la participación en este evento organizado por nuestro ayuntamiento. Hasta el alcalde se ha subido a la bici, por un día, para que pueda pensarse que el equipo de gobierno del PP impulsa decididamente el uso de la bicicleta y la movilidad sostenible en Málaga.
Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Aunque en los últimos años, qué duda cabe, la ciudad ha experimentado progresos en cuanto a la construcción de carriles bici y número de desplazamientos en bicicleta, lo cierto es que seguimos muy atrás respecto a lo que sería lo óptimo. Y, desde luego, muy atrás respecto a otras ciudades europeas y españolas, como por ejemplo Sevilla, donde la participación en su día de Izquierda Unida en el gobierno municipal (2003-2011) impulsó la ejecución de más de 100 kms de carriles bicis, y un servicio municipal alquiler de bicis, que transformó la movilidad en la ciudad y la convirtió en una referencia en toda Europa respecto al uso de la bicicleta.
En Málaga, por el contrario, durante todos estos años de gobierno municipal del PP, el alcalde ha seguido ejecutando un modelo de movilidad obsoleto e insostenible, con absoluta prioridad del coche privado sobre el tránsito peatonal o en bicicleta. Se desperdició la oportunidad única, tanto en el PGOU de 1997, como en el más reciente de 2011, de incluir la red de carriles bici como elementos estructurales del Plan, de forma que, como se hizo en Sevilla, fueran los promotores los que costearan la construcción de carriles bici de las zonas a desarrollar urbanísticamente, al igual que costean los viales y aceras del entorno de sus promotores. Eso fue lo que en Sevilla impulsó IU, y lo que permitió que se construyeran más de 100 kms de carriles bici en pocos años con muy poco coste para el Ayuntamiento. En Málaga, con De la Torre y el PP, durante el boom inmobiliario, todo el beneficio era para los promotores, sin exigirle nada a cambio para el interés social.
En 2014, también con la participación de IU en el gobierno de la Junta, la Consejería de Fomento y Vivienda, gestionada por Elena Cortés, como consejera, y José Antonio Carcía Cebrián, como vice-consejero, la misma persona que desarrolló el Plan de la Bici en el ayuntamiento de Sevilla, impulsó el Plan Andaluz de la Bici. Con él se brindaba una oportunidad única para Málaga, y otras ciudades andaluzas para "ponerse al día" en carriles bicis y uso de la bicicleta. En virtud del Convenio del Plan de la Bici entre el Ayuntamiento de Málaga y la consejería de la Junta gestionada por IU, Málaga podría construir 70 kms de carriles bici, con la financiación de la Junta al 75% y el Ayuntamiento al 25%, lo que nos permitiría alcanzar casi 100 kms de carriles bici en Málaga y multiplicar su uso cambiando para siempre la movilidad en nuestra ciudad por un modelo más sostenible.
Sin embargo, desde la expulsión de por Susana Díaz de IU del gobierno andaluz, el Plan Andaluz de la Bicicleta ha sufrido un drástico parón. Es evidente que el PSOE en el gobierno andaluz no considera prioritario el impulso de la bicicleta ni se cree el Plan Andaluz de la Bici que impulsó IU. Basta señalar que, de seguir el ritmo de inversión en carriles bici reflejado en los últimos presupuestos anuales de la Junta, se necesitarían unos 45 años para su ejecución. Es decir, parálisis total.
Mientras, el alcalde y el equipo de gobierno del PP han encontrado la excusa perfecta para seguir sin hacer nada. "Como la Junta no cumple..." es el "mantra" del alcalde para justificarse.
Eso sí, una vez al año, se monta en la bici para acaparar todas las fotos e imágenes de los medios de comunicación y aparentar que hace algo en favor del uso de la bici y la movilidad sostenible en la ciudad.
Lo mejor de todo, sin duda, es que cada vez somos más las personas que en Málaga usamos cotidianamente la bici, no sólo como actividad deportiva o recreativa, que está muy bien, sino como medio de transporte para movernos por la ciudad. Y este aumento exponencial del uso de la bici en la ciudad por miles de malagueños y malagueñas, se refleja en la masiva, y festiva, participación en el Día de la Bici. Una participación cada vez más reivindicativa del fomento de la bici, del cumplimiento del Plan Andaluz de la Bici, para decirle alto y claro al gobierno de la Junta de Andalucía, y también a nuestra Alcalde De la Torre que ¡¡¡UN DÍA DE BICI AL AÑO NO BASTA!!!


martes, 13 de septiembre de 2016

¿La Alameda peatonal?

Imagen de Diario Sur

En los últimos días, el Alcalde de nuestra ciudad ha abierto (reabierto) el debate sobre la posible peatonalización de la Alameda apostando por esta opción a corto plazo. No es un tema nuevo, el grupo municipal de Izquierda Unida, primero, y el actual grupo de Málaga para la Gente, han presentado varias iniciativas para que el Ayuntamiento aprobara este objetivo. Y ya hace más de cinco años el primer Avance del Plan Municipal de Movilidad Sostenible incluía en su horizonte este proyecto. Incluso, la propuesta ganadora del concurso de ideas sobre la recuperación del cauce del Guadalmedina organizado por CIEDES en 2012, que redactó el equipo liderado por el arquitecto José Seguí, proponía “complementar la actuación con la peatonalización de la Alameda Principal,

Sin embargo, llama la atención que en las declaraciones del Alcalde, se plantea la cuestión de la peatonalización de la Alameda de forma aislada, independientemente de una propuesta más integral para la ciudad.

De esta forma, lo que debe ser una apuesta estratégica de Málaga, en boca de De la Torre se convierte en una ocurrencia aislada, en una declaración con un fin de propaganda, de puro marketing político. No se entiende después de defender durante años propuestas urbanísticas tan desfasadas como el embovedamiento del río para convertirlo en una gran vía para el tráfico rodado, o su oposición a que la Alameda deje de ser la gran estación de autobuses urbanos al aire libre.

Y es que a propuesta de peatonalización de la Alameda, integral o parcial, no puede analizarse ni adoptarse sin tener en cuenta una visión escala global de qué queremos para nuestra ciudad.

Y no es posible esta visión global para quien, como el Alcalde, carece de un proyecto coherente de ciudad.

Pero claro, para ello es necesario tener “un proyecto de ciudad” para Málaga. Y es evidente que el Alcalde no lo tiene.


(Publicada en la columna "El ala izquierda de la Casona" del diario Viva Málaga del lunes 12/9/2016)

Imagen tomada de la propuesta de proyecto de ordenación del Guadalmedina
del estudio de José Seguí

jueves, 21 de julio de 2016

#SalvemosLaMundial: Crónica de una movilización ciudadana contra el urbanismo especulativo (*)


En febrero de 2008, el Ayuntamiento de Málaga y la promotora Braserfirmaron un convenio urbanístico cuya finalidad, se decía, era “encontrar una vía de regeneración de la zona” de Hoyo Esparteros, una zona muy degradada del centro de Málaga que acumulaba más de veinte años de abandono.

La gran apuesta del gobierno municipal de Málaga del Partido Popular para la regeneración de esta zona, se basaba en este convenio que preveía ejecutar un hotel de una categoría mínima de cuatro estrellas, proyectado por Rafael Moneo, un arquitecto de reconocido prestigio. Para ello, el Ayuntamiento se comprometía a aumentar la edificabilidad en la zona,haciendo posible construir un edificio de diez plantas donde antes sólo se permitían cinco.

La ejecución de este proyecto suponía la desaparicióndel palacete de los condes de Benahavis, edificio conocido como “La Mundial”,encargado por Isabel Loring Heredia, perteneciente a una de las familias más ilustres de la burguesía malagueña del XIX, y realizado por el más prestigioso arquitecto malagueño de ese siglo, Eduardo Strachan Viana-Cárdenas, autor de los proyectos de los edificios de la calle Larios. Inexplicablemente, la Junta de Andalucía derogó la protección arquitectónica de este edificio histórico en 2008. El proyecto también suponía la desaparición de una parte significativa del trazado del conjunto protegido del centro histórico, como la calle Pasillo de Atocha o la singular plaza triangular de Hoyo de Esparteros, construida en 1728. Los colectivos defensores del patrimonio e Izquierda Unida siempre nos opusimos a este proyecto especulativo y depredador de nuestro patrimonio histórico, cultural y arquitectónico.

A cambio del aumento de edificabilidad, la promotora debería pagaral Ayuntamiento de Málaga los aprovechamientos urbanísticos que le correspondían como propietaria del suelo, así como el 10% de cesión obligatoria, y aportar aval bancario por el 7% de los costes de urbanización.

El Ayuntamiento cumplió su parte de este convenio especulativo y, en abril de 2012, se aprobó definitivamente la Modificación de Elementos del PEPRI-Centro, con las nuevas determinaciones urbanísticas que autorizaban la demolición del palacete de los condes de Benahavís, la apropiación de la calle Pasillo de Atocha por el promotor y la transformación de la plaza diociochesca de Hoyo de esparteros. Sin embargo, la promotora, tras ocho años desde la firma del convenio de Hoyo Esparteros, no ha cumplido ni uno solo de los pagos a los que resultó obligada, y tras varios aplazamientos y requerimientos, su deuda con el Ayuntamiento asciende ya a 7,3 millones de euros con los intereses y recargos. Adeuda también unos ocho millones de euros al BBVA por un préstamo suscrito en 2008 y que garantizó con sus propiedades en el sector. E incluso adeuda al Ayuntamiento varias anualidades del IBI que le corresponde como propietaria.

Pero lo que es aún peor, no se ha cumplido el interés general que supuestamente justificó la firma del convenio. Esta zona del conjunto del centro histórico de la ciudad sigue en el limbo y en el mismo estado de abandono que sufría desde años antes de su firma, aumentando día a día su degradación urbanística. Es más, visto el incumplimiento reiterado y flagrante del promotor, y su incapacidad para desarrollar el proyecto, no hay perspectivas de regeneración de la zona en los próximos años. 

Nos encontramos, pues, ante una operación especulativa “de libro”. Una promotora compra unos suelos de una zona degradada del centro con el objetivo declarado de regenerarla. Con la “coartada” de la firma de un arquitecto de renombre, plantea la construcción de un edificio de diez plantas, logrando del ayuntamiento el aumento de edificabilidad, y de la Junta la autorización para la desprotección de un edificio monumental hasta entonces protegido. Adeuda al banco que le facilitó el crédito para adquirir las fincas en la zona, no paga al Ayuntamiento las contraprestaciones pactadas en el convenio, y hasta deja de pagar anualidades del IBI. Y busca, con poco éxito, un “inversor” que sea capaz de desarrollar el proyecto que ella no puede, consiguiendo en ocho años varios aplazamientos “indulgentes” de sus obligaciones por parte del Ayuntamiento.

Pero además, toda esta operación especulativa se llevaría a cabo gracias a la aportación de fondos europeos, en concreto, los fondos Jessica-FIDAE. Se trata de un Fondo cofinanciado por el FEDER y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y operado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI).Esta iniciativa del IDAE cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional es un fondo para la financiación de proyectos de eficiencia energética y energías renovables, "Una manera de hacer Europa", según proclaman. 
El BEI ha seleccionado a tres gestores para canalizar la financiación hacia los beneficiarios finales. Estos gestores son: Ahorro Corporación Financiera, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y Banco de Santander. En el caso de Málaga la operación se realiza actuando como entidad mediadora Ahorro Corporación Financiera, una entidad de intermediación financiera, cuyos accionistas son catorce entidades financieras entre las que se encuentra el BBVA.

La promotora Braser ha llegado a un acuerdo con la sociedad de capital riesgo Ahorro Corporación Financiera por el que ésta le inyectaría una gran parte del dinero que necesita para poder financiar las obras del proyecto de Hoyo de Esparteros y cumplir con los pagos que aún tiene pendientes con el Ayuntamiento. Esta inyección se haría mediante la adquisición de parte de los derechos urbanísticos de la operación -no más del 25%- y con la aportación de un préstamo, a devolver en un plazo de no más de 15 años, soportado con el denominado Fondo Jessica FIDAE, un canal de financiación de proyectos tanto públicos como privados tras el que está el Banco Europeo de Inversiones y que Ahorro Corporación gestiona en la región andaluza mediante AC Jessica Andalucía.Es decir, actúa como mediadora en la obtención de los Fondos Jessica la sociedad Ahorro Corporación Financiera, una sociedad participada por el BBVA que es la más interesada en tapar con estos fondos europeos un agujero de ocho millones de euros que le provocó el impago del promotor.

En conjunto, la operación de Hoyo de Esparteros obtendría por esta vía una aportación de unos 15 millones de euros de financiación sustentada por Europa que se completaría hasta un total de 26 millones de euros con un crédito facilitado por una entidad bancaria española y que, según Braser, ya está igualmente acordado.Dinero público, procedente de fondos europeos supuestamente destinados a proyectos de desarrollo urbano sostenible, se pretende destinar a que un promotor pague con él sus obligaciones incumplidas con una administración pública y, de paso, una entidad bancaria consiga tapar el agujero creado por el impago de ese promotor.Y todo ello para llevar a cabo una operación especulativa y depredadora del patrimonio histórico de la ciudad que se ha mostrado incapaz de regenerar, urbanística y económicamente, la zona.

Ocho años después de la firma del convenio urbanístico, la gran apuesta del Alcalde para el desarrollo urbanístico de la zona de Hoyo Esparteros ha fracasado estrepitosamente. Se abre ahora una clara oportunidad de repensar una nueva ordenación para el desarrollo de una zona muy degradada de la ciudad. De plantear un proyecto viable y consensuado capaz de regenerar urbanística esta zona del centro histórico, que incluya la rehabilitación del edificio de “La Mundial” y la conservación del trazado y los valores arquitectónicos e históricos de la zona, y que sea motor de la reactivación social, económica y turística de una parte muy importante de nuestro centro histórico. Esta es la reclamación de los numerosos colectivos y personas defensoras del patrimonio cultural que integran la Plataforma ciudadana en Defensa del Hoyo de Esparteros (#SalvemosLaMundial), que en los últimos meses ha incrementado la movilización con una mayor respuesta ciudadana que la que nadie esperaba.

Por todo ello, el Pleno del Ayuntamiento, a propuesta del grupo municipal de Izquierda Unida-Málaga para la Gente (integrado por dos ediles militantes del PCE),acordó resolver el convenio urbanístico de Hoyo de Espartero, con petición de daños y perjuicios a la promotora por sus reiterados incumplimientos, así como el impulso de una nueva ordenación urbanística del ámbito de Hoyo de Esparteros. También conseguimos que el resto de grupos municipales secundaran nuestra oposición a la aprobación del Proyecto Urbanístico presentado por el promotor, bloqueando la posibilidad de obtención de los fondos Jessica-FIDAE. Con ello no hemos hecho sino dar voz en la institución a la movilización ciudadana de los colectivos y personas defensoras del patrimonio.

Es por ello que el promotor, en su ánimo de amedrentar a toda la oposición, nos ha interpuesto demanda de conciliación, previa y necesaria a la interposición de la querella por injurias y calumnias que anuncia. Parece desconocer que a los concejales comunistas no se les puede amedrentar ni con amenazas de querellas ni con cosas peores.

Nuestro compromiso, como concejales comunistas, es la defensa del patrimonio arquitectónico y artístico como bien público, y de un urbanismo responsable y sostenible al servicio del interés general. Y desde luego, nuestra oposición indoblegable al urbanismo especulativo y a la utilización de los fondos públicos para hacerlo posible.

(*) Artículo de opinión publicado en la edición digital de Mundo Obrero, el 19 de julio de 2016.



¿POR QUÉ ME DEMANDA LA PROMOTORA QUE PRETENDE DESTRUIR LA MUNDIAL?


Ayer, miércoles 20 de julio, acudí al Juzgado de Primera Instancia nº 14 a resultas de la demanda de conciliación de Brasser II, la promotora que quiere demoler La Mundial. La demanda de conciliación es requisito previo y necesario para poder interponerme la querella criminal “por injurias graves con publicidad” con la que me amenaza dicha promotora si no me retractaba de mis afirmaciones sobre su insolvencia económica para llevar a cabo el proyecto urbanístico especulativo de Hoyo Esparteros.

Ni que decir tiene que, no sólo no me retracté, sino que me ratifiqué en mis afirmaciones sobre dicho proyecto urbanístico y sobre la mencionada promotora.

En primer lugar, porque todas mis afirmaciones sobre el proyecto urbanístico de Hoyo de Esparteros y sobre la citada promotora son  veraces y verificables. Es público y notorio que la promotora ha incumplido las obligaciones derivadas del convenio urbanístico de planeamiento, y su adenda, firmado en su día por Promociones Brasser II y el Ayuntamiento de Málaga. Basta examinar el expediente ejecutivo de Gestrisam contra la citada promotora por impago de sus obligaciones para comprobar los incumplimientos de pagos de la misma. Y es de acceso público el Registro de la Propiedad donde consta que las fincas propiedad de Promociones Brasser II, que son objeto del citado proyecto urbanístico, cuentan con embargo preventivo no sólo por parte del Ayuntamiento, sino también, y anteriormente, por BBVA y por acreedores particulares.

Ocho años después de la firma del convenio urbanístico, y cuatro desde la modificación del PEPRI Centro, la incapacidad de la empresa Brasser para ejecutar el proyecto urbanístico resulta evidente ya que, no ha cumplido sus obligaciones con el ayuntamiento ni ha avanzado sustancialmente en la ejecución urbanística. El proyecto de Hoyo Esparteros ha fracasado estrepitosamente, la zona sigue en el mismo abandono, habiendo aumentado su degradación urbanística, y ello no sólo por la incapacidad del promotor para ejecutarlo, sino porque desde el principio era una apuesta especulativa, y depredadora del patrimonio de la ciudad, incapaz de regenerar la zona.

Pero además, todas mis manifestaciones sobre el proyecto urbanístico de Hoyo Esparteros, tanto en sede institucional como ante los medios de comunicación, las he realizado en mi calidad de portavoz del grupo municipal de Málaga para la Gente, y en ejercicio del derecho de crítica y de mi responsabilidad para con nuestros electores, con quienes me obliga un programa electoral de oposición a un modelo de urbanismo especulativo y de defensa de nuestro patrimonio histórico, cultural y arquitectónico.

La verdadera razón de su demanda y amenaza de querella, es que la promotora Brasser quiere amedrentar a toda la oposición. Y lo hace en mi persona porque sabe que nuestro grupo municipal es la “piedra angular” de la oposición a este proyecto, por nuestra oposición coherente y rigurosa desde hace muchos años.

Pero no lo van a conseguir. Ni en mi experiencia en los años 90 de lucha judicial contra los delitos urbanísticos del gilismo, pudieron amedrentarme las amenazas del entramado gilista, ni lo harán ahora las amenazas de esta promotora. Quien piense que a mí o a mi compañera Reme, comunistas convictos y confesos, pueden amedrentarnos y doblegarnos con amenazas de querellas, ni cosas peores, es que ni nos conoce a nosotros, ni conoce nuestra Historia: "Porque fueron, somos. Porque somos, serán..."

Además, con el apoyo, la solidaridad y el cariño mostrado por tantísimas personas honestas y luchadoras, que agradezco infinitamente, y de las que no me atrevo a mencionar ninguna porque me dejaría otras muchas en el tintero, es imposible decaer en el ánimo para seguir luchando. Porque con sus ánimos me insuflan aún más moral y energía para seguir luchando contra el urbanismo especulativo y en defensa del patrimonio histórico, cultural y arquitectónico de todas las malagueñas y los malagueños.  


Como dijera el compañero Marcelino Camacho, “ni nos domaron, ni nos doblegaron, ni nos van a domesticar”.


domingo, 17 de julio de 2016

Diez mentiras del Alcalde sobre La Mundial (*)

                                                                                                                                              (**)

Hace unos días, en la Gerencia Municipal de Urbanismo, los grupos de la oposición rechazamos el Proyecto de Urbanización de Hoyo de Esparteros presentado por el promotor con la enésima promesa de pagar sus deudas con el Ayuntamiento.

Desde entonces, el Alcalde, actuando más como portavoz del promotor que como tal, ha vertido numerosas mentiras sobre este asunto. Algunas de las principales son las siguientes:

Primera: El edificio de “La Mundial” no tiene ningún valor.
El palacete de los condes de Benahavís(“La Mundial”)es un edificio emblemático de Málaga. Diseñado por Eduardo Strachan, autor de la calle Larios, tiene gran valor arquitectónico, artísticoe histórico. El Proyecto denegado contempla su demolición para erigir un edificio de diez plantas, modificando el trazado de las calles de esta zona del centro histórico y la singular plaza triangular del siglo XVIII de Hoyo de Esparteros.

Segunda: La oposición está bloqueando la regeneración de Hoyo de Esparteros.
Cuando en 2008 el Ayuntamiento de Málaga y la promotora Braser firmaron el convenio urbanístico, la finalidad era “encontrar una vía de regeneración de la zona”.Ocho años después, esta zona sigue en elmismo abandono, aumentando su degradación urbanística. El proyecto de Hoyo Esparteros ha fracasado estrepitosamente, no sólo por la incapacidad del promotor paraejecutarlo, sino porque desde el principio era una apuesta especulativa, y depredadora del patrimonio de la ciudad, incapaz de regenerar la zona.

Tercera: La oposición está dificultando al promotor el cumplimiento de sus obligaciones.
Tras ocho años dela firma del convenio,y varios aplazamientos, el promotor ha incumplido los pagos a los que se obligó. Adeudaal Ayuntamiento 7,3 millones de euros. Ahora pretende que se apruebe el Proyecto de Urbanización con una enésima promesa de pago. Resulta sangrante culpar a la oposición de su incumplimiento.

Cuarta:La modificación del planeamiento de la zona generará una indemnización al promotor.
Al contrario, el Informe del Interventor Municipal es taxativo: “…, si existe un incumplimiento de este último (del promotor) y el crédito es incobrable, dando lugar a la resolución del convenio, será el Ayuntamiento quien podrá exigir el resarcimiento de daños,…”.Añadiendo que una eventual modificación del convenio “no tiene por qué producir un perjuicio económico para el Ayuntamiento…”.Además,según la LOUA y la Jurisprudencia, el cambio del planeamiento sólo genera derecho a indemnización al propietario por pérdida de la edificabilidad prevista, cuando haya cumplido con sus deberes y cargas en los plazos previstos, lo que no ocurre en este caso. 

Quinta: Los concejales que han votado no al Proyecto de Urbanización incurrirán en responsabilidad patrimonial.
Esta afirmación, además de falsa, es una inaceptable amenaza a representantes públicos. El voto negativo está justificado en los incumplimientos del promotor y su probada falta de solvencia económica para ejecutar el proyecto. Según el Secretario Municipal, para que existiera responsabilidad patrimonial de los concejales tendría que declararse antes la del Ayuntamiento, algo harto difícil dados los antecedentes.

Las declaraciones del alcalde son de una tremenda irresponsabilidad, pues alientan al promotor, y le da argumentos para reclamar al Ayuntamiento.

Sexta: El rechazo al Proyecto de Urbanización vulnera el principio de seguridad jurídica.
Denegar la licencia de obras al promotor por su incumplimiento, no vulnera la seguridad jurídica. Al contrario, la indulgencia del Alcalde con los continuos incumplimientos del promotor sí que es contraria a la seguridad jurídica.

Séptima: El Ayuntamiento tiene garantizado el pago de la deuda.
La mera consulta del Registro de la Propiedad desmiente esto. El Ayuntamiento ocupa el tercer lugar en preferencia de cobro de las deudas del promotor, tras el BBVA y otros particulares. Además la concesión de los préstamos “Jessica”, es hipotética, y en todo caso favorecería principalmente al BBVA, acreedor preferente del promotor por ocho millones de euros, que además es la entidad mediadora con el Banco Europeo de Inversiones en su concesión, una doble posición dudosamente ética. 

Octava: La denegación del Proyecto de Urbanización perjudica al empleo.
La rehabilitación de “La Mundial”, y su entorno, generaría más empleo que la construcción de ese edificio mastodóntico.

Novena: Se impide que Málaga pueda contar con un edificio de Rafael Moneo.
La elección de Rafael Moneo para diseñar el edificio de diez plantas en Hoyo de Esparteros ha sido la coartada para justificar un atentado contra nuestro patrimonio histórico y cultural. Nadie se niega a contar con un edificio de tan prestigioso arquitecto. Sería ideal en otra zona de la ciudad, pero no a costa de la desaparición de un trozo de nuestra Historia.

Décima: La oposición se opone al Proyecto para erosionar al Alcalde.
Los grupos de la oposición están apoyando las reivindicaciones de colectivos y personas defensoras del patrimonio: profesores universitarios, arquitectos, urbanistas, etc, contra un proyecto depredador de nuestro patrimonio y en defensa de un edificio histórico.

(*) Tribuna publicada en el diario La Opinión el domingo 17 de julio de 2016.
(**) Gráfico de la maqueta de La Mundial tomado del blog "Se vende calle" de la Plataforma Ciudadana en Defensa del Hoyo de Esparteros http://noalhotel.blogspot.com.es/