lunes, 31 de julio de 2017

SALVEMOS GIBRALFARO

Imagen del diario Málaga Hoy

El Monte Gibralfaro, pese a ser uno de los emblemas de la ciudad y un auténtico pulmón verde en pleno centro urbano, está abandonado desde hace años lo que impide su disfrute. Pese a ello, el gobierno municipal sí contabiliza su superficie para el cómputo de metros cuadrados de zonas verdes por habitante en Málaga.

La Plataforma Ciudadana en Defensa del Monte Gibralfaro ha denunciado que el Ayuntamiento, con la excusa de realizar una poda de árboles “preventiva contra los incendios”, ha llevado a cabo agresivas talas de gran dureza.

Expertos y residentes en la zona han señalado que estas talas no deben realizarse nunca en esta época, ya que es la de nidificación de las aves insectívoras, y porque el metabolismo del bosque está en pleno apogeo. Asimismo, han lamentado que se haya depositado en el mismo monte el mantillo de la madera triturada, que si bien en otoño es abono, en esta época es combustible. Si la intención era luchar contra el fuego, por qué han dejado gran cantidad de material combustible.

La Plataforma Ciudadana en Defensa del Monte Gibralfaro considera que esta poda contradice el Plan Especial de Protección del Monte Gibralfaro, que preveía la creación de un gran parque de 634.000 metros cuadrados, pero que, salvo acciones puntuales, no se ha ejecutado.

El parque es mucho más que su vegetación, y el Plan prevé senderos, un corredor verde que lo conecta con monte Victoria, pequeños centros de interpretación, lugares de exposición arqueológica, zonas de juegos infantiles, carriles-bici, etc.

Por ello, en el último Pleno municipal, gracias a una moción de Málaga para la Gente, se aprobó por unanimidad impulsar la ejecución del Plan Especial de Gibralfaro para crear un gran parque en el Monte Gibralfaro y su entorno. También se aprobó por unanimidad una moción institucional, a instancias de la Plataforma Ciudadana en Defensa del Monte Gibralfaro, para que se apruebe un Plan Director, y un órgano rector, que establezca un diagnóstico sobre el Plan Especial de Protección y programe las actuaciones necesarias para su cumplimiento en los próximos años, con la dotación presupuestaria necesaria. Seguiremos pendientes para exigir su cumplimiento.

Publicado en la columna "El ala izquierda de la Casona" del diario Viva Málaga, el lunes 24 de julio de 2017

Imagen del diario La Opinión de Málaga

viernes, 21 de julio de 2017

Saqueo Beach

Imagen sacada de lamejorplaya.es

En la playa de la Térmica de Málaga está camino de producirse el mayor saqueo de la Historia de nuestra ciudad.

Todo comenzó cuando en agosto de 2008, al calor de la burbuja inmobiliaria y el pelotazo,  el Ayuntamiento de Málaga y una empresa testaferro de Endesa, firmaron el convenio urbanístico de la Térmica, gracias al cual esa gran empresa que cuenta con expresidentes del gobierno y exministros del PP y PSOE en sus consejos de administración, conseguía la recalificación en urbanizables de los terrenos industriales de la antigua central de la Térmica. Según el Estudio Económico y Financiero del PERI la Térmica, esta recalificación le generaría un beneficio neto por la venta de los aprovechamientos urbanísticos de 158.454.370 euros. A cambio, debería pagar al Ayuntamiento de Málaga 58 millones de euros.

Sin embargo, tras el estallido de la burbuja, la inmobiliaria de Endesa se negó a pagar los 58 millones comprometidos, y el alcalde aceptó rebajar esta cantidad hasta 40,6 millones de euros.

No queda ahí la cosa, pues en 2012, el Informe Técnico de Costas en el expediente de deslinde consideraba una amplia franja del suelo de Endesa, al sur de la Avenida Pacífico, como dominio público marítimo-terrestre, lo que supondría menos aprovechamientos urbanísticos y, por tanto, menos edificabilidad y beneficios (unos 21 millones de euros menos).

Curiosamente, ese expediente caducó, o se dejó caducar. Comenzándose en 2013 un nuevo expediente en el que, milagrosa e injustificadamente, sin haber cambiado nada, se consideran fuera del dominio público todos los terrenos de Endesa, y consiguientemente susceptibles de edificación futura.


De mantenerse la actual propuesta de deslinde, Endesa, con la colaboración necesaria de Costas y el Ayuntamiento, conseguiría unos beneficios totales de más de cien millones de euros, a costa de la playa de todos que será objeto de una nueva urbanización. Saqueo Beach, la podrían llamar.



Imagen del Diario Sur

(*) Publicado en la columna "El ala izquierda de la Casona" del diario Viva Málaga, el lunes 10 de julio de 2017

viernes, 7 de julio de 2017

Los estibadores vencen, la clase obrera gana

Foto de Eldiario.es

Desde que el 11 de diciembre de 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea  exigió a España la reforma de la estiba, el gobierno del PP demostró que su objetivo no era la estabilidad del sector. El Gobierno trató de aprobar un Real Decreto Ley sin apoyo alguno, ni de los sindicatos, ni de la patronal, ni del resto de grupos parlamentarios, recibiendo el primer gran varapalo de la legislatura.

Lejos de recibir el mensaje del Congreso, el Gobierno, con un modus operandi similar al utilizado para la aprobación de los presupuestos, se lanzó a la compra de votos a saldo, incluyendo los de la trama del “caso Palau”, para aprobar un nuevo Real Decreto.

El Real Decreto 8/2017 va mucho más allá de las exigencias del TJUE, y los trabajadores y trabajadoras han venido proponiendo soluciones posibles, algunas de las cuales llegaron a firmarse y acordarse con la patronal del sector.

Lo que realmente pretende el gobierno del PP es despedir progresivamente a los 6.200 estibadores de toda España, con un ERE encubierto y pagado con el dinero público, y sustituirlos con empleos precarizados. Para conseguir este objetivo, se ha puesto en marcha una campaña de demonización de los estibadores ante la opinión pública, un colectivo que ha demostrado ser un ejemplo de lucha y solidaridad obrera en todo el mundo con el que el gobierno quiere acabar.

Sin embargo, las condiciones laborales de los estibadores no son fáciles. Una parte principal de su sueldo depende de la productividad, y según su convenio pueden ser avisados tan sólo una hora antes para desempeñar su jornada. Tampoco se habla de la alta siniestralidad en los puertos.

La ruptura de la paz social en los puertos sin razones objetivas para ello, un sector en máximos históricos, pues ello ha supuesto ya pérdidas de más de 150 millones de euros en todo el país. 

Tras casi cinco meses de conflicto desde que el Gobierno anunció su intención de liberalizar el sector de la estiba, los estibadores lograron romper la unidad de la patronal alcanzando acuerdos parciales con grandes compañías navieras a las que no le interesaba que la huelga continuara. Finalmente, la patronal tuvo que ceder y firmar un acuerdo que garantiza el mantenimiento del empleo y sustancialmente las condiciones de trabajo, desconvocándose los paros programados en los puertos. 

Con este acuerdo se pone en principio fin a un conflicto que se extendía ya más de cuatro meses desde que a comienzos de febrero el Gobierno, con la excusa de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea,  emprendió la liberalización de la estiba.

La victoria de los estibadores supone no sólo un ejemplo de que con determinación y unidad se puede vencer las agresiones contra los trabajadores, que pretenden un retroceso en sus condiciones laborales, sino una victoria que repercute positivamente en el resto de la clase trabajadora. No en vano, para el gobierno del PP y la patronal, ganarle el pulso no era sólo un objetivo parcial, sino el primer objetivo de una serie de sectores en los que todavía se conservan algunos derechos laborales y un empleo mínimamente digno.


Por ello, han vencido los estibadores, pero ha ganado toda la clase obrera.

lunes, 26 de junio de 2017

MÁS AVIONES Y PASAJEROS Y MENOS EMPLEOS

Foto del diario Sur

El Aeropuerto de Málaga bate récord de pasajeros mientras se reducen los empleos en todos los sectores y se endurecen las condiciones de trabajo.

Nuestra principal infraestructura de comunicación y turística, el aeropuerto de Málaga, se ha situado en tercer lugar en crecimiento en los primeros seis meses del año y recibirá un 11% más de pasajeros esta temporada alta respecto a la pasada.
                                                                                     
Sin embargo, según datos del sindicato CCOO, el aeropuerto tiene un 20% menos personal que hace cinco años y la formación que reciben los trabajadores es escasa y deficiente. La plantilla no se ha incrementado desde el año 2010, y una parte de ese empleo, que era estable y con unas condiciones dignas, se está sustituyendo por empleo muy precario y con menos derechos laborales, lo que afecta a la conciliación de la vida laboral y familiar e incluso a la salud de las personas empleadas.

El incremento en la llegada de aviones y turistas no está redundando en el reparto de la riqueza generada, a pesar del aumento de beneficios de las empresas instaladas en el aeropuerto. Y los representantes sindicales han advertido de que la falta de trabajadores está afectando a la asistencia directa a pasajeros y a todos los servicios que se desarrollan en el aeropuerto: información, limpieza, equipajes, restauración, e incluso la seguridad, poniendo como ejemplo a la dotación de Bomberos necesaria para el funcionamiento de la segunda pista.

El turismo es la principal industria económica malagueña, y el aeropuerto de Málaga es la principal puerta de entrada de la provincia y de Andalucía. La carencia de personal en el aeropuerto redunda en la seguridad de las personas usuarias y en un peor servicio y una peor primera imagen que se llevan quienes nos visitan.


Publicado en la columna "El ala izquierda de la Casona", del diario Viva Málaga el lunes 26 de junio de 2017. 

Londres, Málaga y los bomberos


El reciente incendio de la Torre Grenfell en Londres, un edificio de 24 pisos donde vivían 500 personas en 120 apartamentos, en el que hasta el momento han fallecido 17 personas, ha puesto de manifiesto las dificultades operativas que han tenido los bomberos de Londres para afrontar dicha emergencia.

Como es sabido, en Málaga existen varios proyectos para construir rascacielos y torres de gran altura, por lo que lo acaecido en Londres debe servirnos para prever situaciones de emergencia parecidas que en un futuro hipotético pudieran darse en nuestra ciudad.

En concreto, además del rascacielos en el Dique de Levante, en la zona de Carretera de Cádiz existen planes para realizar ocho rascacielos de entre 23 y 35 plantas y cuatro torres de entre 14 y 17 plantas, que podrían plantear dificultades operativas al Cuerpo de Bomberos en caso de emergencia.

Hay que recordar que tras el incendio de un edifico de Ciudad Jardín, en el que murió una persona, conocimos que el edificio auto escala adquirido por el ayuntamiento por un millón de euros para llegar a edificios de más altura estaba averiado, y la escalas operativas sólo permitirían intervenir con este recurso en edificios de hasta ocho plantas.

La plantilla de bomberos lleva meses denunciando las graves carencias en el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Málaga: falta de inversiones, crecientes vacantes del personal operativo, falta de material, vehículos obsoletos e insuficientes y deficiencias en instalaciones.

Algunas de estas cuestiones, y otras más, han generado un conflicto en el Cuerpo de Bomberos de Málaga que se está enquistando, sin visos de solución, por la cerrazón del equipo de gobierno.

Los bomberos deben tener disponibles todos los medios para atender cualquier situación de emergencia con los recursos óptimos. Es nuestra propia seguridad lo que está en juego.

Publicado en la columna "El ala izquierda de la Casona" del diario Viva Málaga del lunes 19 de junio de 2017.

lunes, 12 de junio de 2017

Hoyo de Esparteros, ¿quién prevaricó?


Braser, la promotora de Hoyo de Esparteros, ha presentado a Urbanismo una “nueva propuesta” para desbloquear el proyecto de urbanización que el año pasado fue denegado con los votos en contra de toda la oposición. Nuevamente, plantea pagar una parte de la deuda en metálico y, la mayor parte, con la promesa de entrega de un futuro edificio. La diferencia es que ahora promete un aval bancario sobre el valor del edificio.

Más de lo mismo, porque insisten en pagar la deuda con la promesa de un bien futuro, una fórmula de pago ajena a nuestro ordenamiento jurídico y que no se aceptaría a ninguna persona o empresa con una deuda municipal.

Además, hemos conocido la contestación a la demanda efectuada por la  Asesoría Jurídica municipal en el contencioso interpuesto por Braser contra la denegación del Proyecto de Urbanización. El letrado municipal nos da la razón al considerar que dicho Proyecto no podía aprobarse al no haber pagado la promotora los más de cinco millones de euros establecidos en el Proyecto de Reparcelación.

Hace un año, el alcalde y el concejal de urbanismo nos amenazaron con que, de no votar sí al Proyecto de Urbanización de Hoyo de Esparteros, incurriríamos en responsabilidad patrimonial por “veinte millones de euros” de los que tendríamos que responder con nuestro patrimonio, y que podríamos estar prevaricando.

La promotora me demandó, y amenazó con querella criminal, por decir que era una empresa morosa e insolvente para cumplir con el convenio firmado, sin que el gobierno municipal me defendiese en el ejercicio de mi representación política.

Ahora, según la propia Asesoría Jurídica Municipal, el acuerdo que el PP pretendía que votáramos era completamente ilegal.

A la vista de lo manifestado por la Asesoría Jurídica, la pregunta sería ¿quién pudo haber prevaricado votando a favor de un acuerdo ilegal?  

(*) Publicado en mi calumna "El ala izquierda de la Casona" del diario Viva Málaga, el lunes 12 de junio de 2017


jueves, 8 de junio de 2017

De la Torre en su fin de ciclo (*)



Cumplida la mitad de este mandato corporativo, puede afirmarse que asistimos al fin del ciclo de De la Torre como alcalde de Málaga.

Un alcalde agotado, sin iniciativa política que mantiene estancados los grandes proyectos municipales, y paralizada la ciudad.

Los proyectos pendientes son los mismos que hace años: Campamento Benítez, Baños del Carmen, Guadalmedina, Hoyo Esparteros, o Astoria, son algunos ejemplos de una larga lista.

Y es que el alcalde practica un urbanismo “a la carta”, propio de la época de la burbuja, en el que las normas se adaptan a cada proyecto especulativo, y el espacio público se regala al mejor postor. Pero la época del pelotazo ya pasó, y lo que antes le funcionaba ya no.

Al mismo tiempo, el gobierno del PP da la espalda a los principales problemas de la ciudadanía: paro, pobreza, falta de vivienda, etc. Sin planes de empleo municipales, el ayuntamiento ha sido un promotor de empleo precario y salarios miserables en los contratos que ha externalizado. Sin aumentar la inversión social, cuando las necesidades ahora son mucho mayores. Y unos barrios abandonados, porque en la ciudad-escaparate de De la Torre sólo importa la apariencia de unas pocas calles expuestas a visitantes.

Un gobierno municipal que con la privatización de los servicios municipales, ha deteriorado notablemente su calidad, y beneficiado únicamente a las grandes empresas adjudicatarias, muchas de ellas presuntas donantes del Partido Popular.

Hoy Málaga es una de las ciudades más sucias de España, y con un servicio de limpieza de los más caros.

Y, como demostró cuando se convenció de municipalizar la limpieza, De la Torre se muestra ya incapaz de cohesionar su equipo de concejales, que se le rebelaron, pues para repetir en las próximas elecciones son conscientes que no será De la Torre quien haga la próxima lista.

(*) Publicado en mi columna "El ala izquierda de la Casona" del lunes, 5 de junio.